FILADELFIA - Peter Whittle ayuda a las personas a recuperar su tiempo.

Desde detrás del mostrador de su taller de reparaciones Wayne, da vida a relojes de bolsillo del siglo XIX, relojes europeos antiguos y Rolex modernos. Ha diseccionado miles de piezas de relojería y examinado millones de pequeñas piezas de metal para diagnosticar sus fallas.

Los relojes digitales y los teléfonos celulares pueden haber reemplazado a los relojes tradicionales para muchos, pero en los 20 años desde que abrió Whittle’s Watch Works, la demanda de sus servicios solo ha crecido. Abierto tres días a la semana, la tienda de Whittle recibe más de mil relojes al año, a veces 10 en un día. Varias veces al año, rechaza a los clientes durante un mes para poder ponerse al día.

Hace sesenta años, había más de 50 mil relojeros independientes en Estados Unidos. En estos días, el número se ha reducido a menos de seis mil, según las estimaciones de la Oficina del Trabajo. A medida que los relojeros expertos se han retirado o tomado otros empleos con los fabricantes de relojes, pocos nuevos artesanos se han unido a la industria, y la actividad ha aumentado para personas como Whittle.

"Los relojeros de todo el mundo están rechazando el trabajo", dijo Jordan Ficklin, director ejecutivo del American Watchmakers-Clockmakers Institute, un grupo con sede en Ohio con cerca de mil 500 miembros.

Whittle, de 64 años, sabe que su profesión es un arte moribundo, pero no parece ser así cuando su pequeña tienda está llena de clientes.

"La gente dice que ya nadie usa relojes", dijo Whittle en una entrevista. “Pero en casa, en algún lugar de un cajón, podrías tener el reloj de tu madre o el reloj de tu abuelo. Y un día, es posible que desees repararlo".

RESTAURAR RECUERDOS

Mientras crecía en Long Island como uno de siete hermanos, Whittle recuerda haber desarmado el reloj de su padre cuando era niño, pero dijo que su interés por los relojes desapareció. Después de la universidad, trabajó para una empresa que dragaba canales para barcos. Luego conoció a un joyero que notó la atención de Whittle por el detalle y le sugirió que intentara con la reparación de relojes.

En la Escuela de Relojería Joseph Bulova en Queens, Whittle aprendió los conceptos básicos sobre el desmontaje de relojes, la sustitución de piezas y la lubricación de los pequeños engranajes que mantienen el reloj en marcha. Incluso antes de graduarse, le ofrecieron un trabajo con Wayne Jewelers, una antigua tienda en el centro de la ciudad del condado de Delaware.

Una década después, Whittle fue aceptada en WOSTEP, un programa de relojería de élite en Suiza que inscribía a una docena de estudiantes al año. Allí estudió enfoques avanzados para la reparación de relojes, capacitación en máquinas que nunca antes había visto, y aprendió a fabricar piezas nuevas para reparar relojes.

Conoció a su esposa, Lucienne, en una cafetería suiza. Cuando regresaron a Pensilvania, abrió su taller en South Wayne Avenue, justo calle debajo de la joyería donde comenzó su carrera.

Rodeado de relajantes tictacs y suaves campanadas marcadas por un sonido metálico ocasional de los relojes que abarrotan las paredes de su tienda, Whittle, con gafas, dijo que ha estado ocupado desde el día en que abrió. No hace publicidad, y apenas tiene presencia en línea, pero la gente llama a la puerta incluso cuando el cartel de cerrado está puesto. Durante el horario de atención, usa una larga bata blanca que lo hace parecer un cirujano, lo cual es, en cierto modo.

Ha trabajado en todo, desde relojes de la década de 1970 impulsados ??por el zumbido de los diapasones hasta un reloj de 1645 heredado de sus padres. Los clientes han llorado al ver sus reliquias reparadas. Ocasionalmente, tiene el placer de informar a un coleccionista que un reloj vale muchas veces su precio de compra. Más a menudo, ha tenido que hacerle saber a alguien que un reloj es falso.

Los servicios de Whittle pueden costar muy poco o cientos de dólares. Trabajar en los Rolex, cada uno con alrededor de 225 piezas en el interior, cuesta un promedio de 700 dólares. Colocará un reloj en una mesa de madera lisa detrás de su mostrador, donde sus herramientas se muestran en su ventana frontal como un quirófano en miniatura, luego lo desmontará con pequeños destornilladores, mirando a través de su lupa de joyero, mientras lo destripa con pinzas.

En la parte trasera de su tienda de una habitación hay una hilera de máquinas de mesa utilizadas para dar servicio a relojes de lujo, como Cartiers o Patek Philippes. Un dispositivo usa vibraciones para sacudir partículas sueltas de polvo; otro hace pruebas para detectar fugas, y un tercero simula la presión de estar a mil pies bajo el agua.

Pero muchos clientes traen proyectos más modestos, como el cliente que posee varios Rolex pero que recientemente gastó mucho para restaurar un Timex barato. O Joseph Caprara, un residente de Wayne y coleccionista de relojes que ha venido a Whittle's por más de una década. De las docenas de relojes antiguos que trajo a Whittle, uno de los más memorables fue una reloj de cuerda barato que usó su madre.

"Lo que realmente está haciendo a veces es restaurar recuerdos", dijo Caprara. "A veces, un reloj vale mucho más para una persona de lo que piensas".

CÓMO LOS RELOJES ELECTRÓNICOS IMPULSAN EL NEGOCIO

En los últimos años, algunas compañías de relojes han endurecido sus restricciones sobre las piezas de repuesto, creando desafíos adicionales para los relojeros independientes como Whittle. Si una marca de lujo no vende una parte necesaria, Whittle recurre a eBay o la hace él mismo. De lo contrario, los clientes deben enviar el reloj por correo a la compañía para que lo reparen.

"Hace que sea más difícil para los talleres más pequeños, y si un cliente puede hablar con la persona que está haciendo el trabajo, creo que lo prefiere", dijo Ficklin, del Watchmakers-Clockmakers Institute.

Recientemente, el grupo de Ficklin lanzó campañas de sensibilización pública con el objetivo de atraer a los recién llegados a la industria, como un aula móvil de relojería. Hay seis escuelas de relojería en el país, incluida la Lititz Watch Technicum en el condado de Lancaster, un programa gratuito establecido por Rolex para abordar la escasez de la industria. El salario inicial promedio de un relojero es de alrededor de 45 mil dólares, dijo Ficklin, y muchos ganan 75 mil dólares en unos pocos años.

Aunque la proliferación de teléfonos celulares ha llevado a que menos personas usen relojes, Ficklin ve esperanza para la industria en dispositivos más nuevos como los relojes Apple, que según él están devolviendo esa sensación de conexión física con un reloj de pulsera. Y al igual que los relojes tradicionales, el marketing en torno a los relojes computarizados a menudo vincula el dispositivo a las experiencias emocionales: un entrenamiento no atlético para un primer maratón, un padre que controla la diabetes de su hijo, personas cuyos relojes se han convertido en una parte esencial de la vida.

Ficklin cree que mientras las personas sientan esos fuertes lazos emocionales con los relojes, habrá carreras en la reparación de relojes.

Y Whittle es la prueba.

"Si tienes una pieza que tiene valor sentimental", dijo Whittle, "gastarás el dinero que sea necesario para restaurarla. Pero tienes que confiar en la persona que lo está haciendo".

———

(c)2019 The Philadelphia Inquirer

Visit The Philadelphia Inquirer at www.inquirer.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC.

Get Unlimited Access
$6 for 6 Months
Subscribe Now

Copyright 2020 Tribune Content Agency.

(0) comments

Welcome to the discussion.

Keep it Clean. Please avoid obscene, vulgar, lewd, racist or sexually-oriented language.
PLEASE TURN OFF YOUR CAPS LOCK.
Don't Threaten. Threats of harming another person will not be tolerated.
Be Truthful. Don't knowingly lie about anyone or anything.
Be Nice. No racism, sexism or any sort of -ism that is degrading to another person.
Be Proactive. Use the 'Report' link on each comment to let us know of abusive posts.
Share with Us. We'd love to hear eyewitness accounts, the history behind an article.